• A reading woman

¿Microtraducir?

Quizás me he inventado un término un poco híbrido entre la traducción y lo pequeño, aunque en el campo de la traducción la definición de pequeño no tenga mucha cabida. Sin embargo, en cuanto leáis esta entrada espero que se entienda mejor a qué me refiero. Pero para empezar, ¿quién soy yo para inventarme un término? Soy una hablante de español y traductora. No os preocupéis, que el término 'microtraducción' entre en la lengua no dependerá solo de la RAE y de sus nuevas adquisiciones, sino de la sociedad, es decir, de si vosotros queréis saber qué es lo que quiero decir y, quizás, os interese quedaros.


Como decía, la traducción es un mundo muy grande, gigantesco, pero aquí solo me voy a ocupar de ella en trozos muy pequeños. En mi vida diaria ya me ocupo de una pequeña parte de lo que engloba toda la traducción, me ocupo solo de literatura. Quizás esta sea la traducción más abstracta de todas, pero es la que me apasiona. Entre literatura y traducción se encuentra mi vida, no solo en lo personal sino en lo profesional. Leo para escribir, traduzco para vivir y escribo porque me gusta. Con esta frase podría definir todo lo que hago y, por eso, para englobar esos tres procesos, hoy nace la microtraducción.


Lecturas políglotas


Desde que comencé mis estudios en el ámbito de la filología y de la literatura italiana, he de confesar que no he parado de leer. Antes de ello había leído, claro, pero siempre con una barrera: la lingüística. Nunca antes de mis estudios me había enfrentado a una lectura en una lengua que no fuera la mía y, de repente, llegó el italiano. Desde hace años puedo leer esa literatura que tanto me apasiona en su lengua original.

Aunque ahora pueda permitirme leer en italiano, no dejo de aprender en cada lectura y soy consciente de mi incapacidad para enfrentarme a multitud de lenguas que no domino; lo que lleva directamente a la traducción.



Sí, yo quizás soy capaz de leer en más de dos idiomas, puedo deleitarme con los versos de la Commedia en italiano, a la vez que disfruto de los Cien años de Soledad de Márquez en su bella prosa y, de vez en cuando, me acerque al 'orgullo' de Jane; pero no puedo disfrutar del alemán de Stefan Zweig o del portugués de Pessoa.

Al igual que yo, nadie es capaz de leer en todas las lenguas se han publicado y que se publican, por eso la traducción literaria es una fuente de placeres no solo para el traductor sino para los lectores que se acercan a un libro al que sin traducción no podrían haberse acercado. Es por esta razón que me dedico a la traducción, porque sé lo importante que es para mí en mis lecturas, para todos los que quieren conocer una literatura extranjera sin conocer la lengua en la que está escrita y, sobre todo, porque el proceso de traducción es en sí una lectura más, aunque con un resultado colectivo.


Traducir para vivir

Ser traductora de literatura puede ser, en muchas ocasiones, encontrarse en callejones sin salida que requieren de una gran 'reflexión' para dar con la clave que nos devuelva al camino correcto. Pero no por ello deja de ser una tarea divertida a la par que desafiante.


Estas y otras razones me llevan, no siempre de manera consciente, a plantearme en cada una de mis lecturas 'no nativas' una posible traducción. Al ser traductora, por tanto, el placer de la lectura está constantemente ligado al trabajo puesto que no puedo evitar profundizar en un texto e imaginarme una posible versión. Además de, lo confieso, 'proponerme' otras versiones a las obras ya traducidas que leo. Tras años teniendo este proceso de traducción inconsciente en mi cabeza en cada lectura realizada en una lengua diversa a mi lengua madre, también de manera inconsciente ha aparecido en mi cabeza el término "microtraducción".


Todos hemos escuchado hablar de "microrrelato", "microteatro", siempre en relación a la extensión de un mismo género expresado, en estos casos, en menos palabras pero con la misma eficacia que el género 'homónimo' en su dimensión mayor. Esta relación con la extensión y, como mencionaba, con la capacidad de expresar lo mismo pero en menos palabras, me ha hecho pensar en las capacidades de una traducción; o más bien, de una 'microtraducción'.

Aunque el nombre se haya inspirado en los géneros literarios antes mencionados, la 'microtraducción' va por otros derroteros. En este caso, serán menos palabras y, en la mayoría de los casos, se tratará de textos sacados de su todo, fuera de contexto - o, incluso, de su imagen - pequeños trozos de un gran puzzle que, aun así, serán capaces de expresar algo.


A esto llamo 'microtraducción', un trozo que da pie a otro trozo, en otra lengua y con otros referentes, pero capaz en su pequeñez de expresar una parte del todo.


Escribir, escribir y escribir


Por lo tanto, mi experiencia como lectora, mis traducciones conscientes e inconscientes y mi necesidad de escribir me han llevado a crear este blog para compartir mis lecturas y mis 'microtraducciones'.

Cada publicación versará sobre una de mis lecturas recientes, o no tan recientes, sobre la que comentaré todo lo que sea capaz de investigar sobre autor, libro y contexto, así como datos editoriales e historia de la traducción, cuando la haya. Además, añadiré mi comentario personal sobre el libro a modo de reseña. Por último, y más importante, cada publicación incluirá citas al texto original y mi propuesta de traducción, creando así un pequeño corpus de 'microtraducciones', a modo de zibaldone di piccole traduzioni *.


Bienvenidos a la 'Microtraducción', una parte del todo, pero sin el todo.


M.


* Cajón de sastre de pequeñas traducciones.

62 vistas1 comentario
Subscríbete